free web hosting | website hosting | Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

Derramando Agua Sobre El Sediento
Traducido por Lasaro Flores


De Charles H. Spurgeon’s Morning and Evening

Noviembre

11/06/AM

Yo derramaré aguas sobre el secadal” -Isaías 44:3

Cuándo un creyente ha caído en un estado bajo y triste de sentimiento, él a menudo trata de levantarse fuera de ello castigándose con oscuridad y temores tristes. Tal no es la manera de levantarse del polvo, sino en continuar en ello. Mejor sería encadenar el ala del águila para hacerlo montar, como la duda para aumentar nuestra gracia. No es la ley, pero el evangelio que salva el alma buscador al principio; y no es una esclavitud legal, pero la libertad del evangelio que puede restaurar al creyente que después desmaya. El temor servil no trae para atrás al reincidente a Dios, sino las dulces cortejas del amor lo atraen al pecho de Jesús. ¿Estas esta mañana sediento por el Dios vivo, e infeliz porque no lo puedes encontrar para delicia de tu corazón? ¿Has perdido la alegría de la religión, y es esta tu oración, ' Vuélveme el gozo de tu salvación'? ¿Estas también consciente que estas árido, como la tierra seca; que no estas trayendo a luz fruto para Dios que Él tiene el derecho de esperar de ti; que no eres tan útil en la Iglesia, ni en el mundo, como tu corazón desea de ser? Entonces aquí está exactamente la promesa que necesitas, Yo derramaré aguas sobre el secadal. Tú recibirás la gracia que tanto requieres, y lo tendrás al alcance supremo de tus necesidades. El agua refresca el sediento: tú serás refrescado; tus deseos serán satisfechos. El agua aviva la vida vegetal durmiente: tu vida será avivada por gracia fresca. El agua  hincha los brotes y hace la fruta madurar;  tendrás la gracia fructificante: serás hecho fructífero en los caminos de Dios. Cualquier calidad buena que hay en la gracia divina, lo gozarás al repleto. Toda la riqueza de la gracia divina lo recibirás en abundancia; serás como fueras empapado con ella: y como a veces las praderas llegan a ser inundados por los ríos que estallan, y los campos son vueltos en piscinas, de modo que así también lo serás - la tierra sedienta serán las primaveras de agua.