free web hosting | free website | Business Hosting Services | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

¿Hemos Encadenado Y Incarcelado El Espíritu De Avivamiento?

por T. Austin Sparks



Traducido por Lasaro Flores
VIDA GRACIA SOBERANA

    Desde los días posteriores de los apóstoles hasta ahora, la historia del cristianismo es una historia de prisiones. Esta historia no es de prisiones materiales o literales, aunque  han habido muchas de ellas. Ha sido una historia de prisones, las cuales han sido el resultado del hábito continuo establecido del hombre en traér al Espíritu á la esclavitud.

    ¡Qué tantas veces el Espíritu se ha soltado y movido en una manera libre y nueva para solo ser traído debajo del control del hombre, y ser cristalizado en otra forma, credo, organización, denominación, secta, orden, comunidad, o lo semejante! El resulto invariable ha sido que el movimiento libre del Espíritu ha sido apretado, o aun matado por la prisión de armazón entre la cuál Él ha sido metido o forzado.

    ¿He Yo Encadenado El Fuego Del Espíritu Con La Tradición Religiosa?

    Cada vez que buscamos en expresar algo divino en palabra o forma, desde luego lo limitamos. Cuando esa expresión o forma viene a ser la formula reconocida y establecida, hemos puesto, efectivamente, cadenas al Espíritu. Dios da una visión, y toda visión dada por Dios, tiene posibilidades y potencial ilimitadas. Pero todo muy pronto, la visión es tomada por hombres quienes nunca la han recibido por el Espíritu. Luego las uvas de Escol son convertidas en pasas en sus manos. Del msimo modo, muchísimos de los frutos vivientes del país celestial han padecido en esta manera y se han sequedado, encogido, y hecho sombradas sin uncción de sus glorias primarias.

    Los sucesores, los fiadores, o los adherentes edifican una organización terrenal sobre un movimiento vivo del Espíritu, nacido con fuego en el corazón de algun profeta. Ellos encarcelan la visión en una tradición. Un mensaje viene a ser un credo; una visión celestial viene a ser una institución terrenal; un movimiento del Espíritu viene a ser una obra, la cuál tiene que ser continuada por el vapor de la energía humana y mantenida por los recursos del hombre.

    Cualquier partida  real (o parecida) o diversión de la orden o práctica tradicional y reconocida, viene a ser, más pronto o más tarde, una herejía, de ser violentamente sospechada, reprimida, y echada fuera. Lo que era a su principio una energía espiritual, produciendo un organismo vivo, expresando algo lo que realmente Dios quería y a lo cuál Él le dió nacimiento, muy frecuentamente ha vino a ser algo a lo cuál la siguiente generación tiene que sostener y luchar duro para que continúe. La cosa ha desarrollado un auto-interés, y le irá difícil con cualquiera, o con lo que sea, que se opone, o que parece que se opone a ello. El Espíritu ha venido a ser el prisionero de la institución o sistema, y como el resultado la gente viene a ser limitada espiritualmente.

¿Cómo LLegue En Donde Estoy?

    ¿Por qué es esto tan verdad, resultando en tensión, divisiones, celos, rivalidades, y frecuentemente decepción? Si hay algún remedio, ¿qué es? ¿Ha entrado yo en algo objectivamente? ¿Era algo ya formado que me era presentado con una apelación, un argumento, una necesidad? ¿Era de todo real?  O, ¿era que el Espíritu abrió los ojos de mi corazón y me dió una visión celestial, la cuál en un lado me hizo llorar, "¡Hay de mí!", y en el otro, "Aquí estoy"? ¿Era una crisis de vida? ¿Ha tomado una enseñanza, una complexión de la verdad, una obra, una empresa? ¿Estaba yo en la misma fuente de vida? ¿Era una aprehensión predominante y definita desde el cielo? ¿Es mi posición de una relación a algo de donde puedo renunciar? En una palabra, ¿es mi encarcelación de un sistema o de una orden de la clase exterior? O, ¿soy yo el esclavo del Espíritu?

    El apóstol Pablo, en particular, muestra que el encarcelación o esclavitud anterior pueda aun ser llamada "la letra". En este sentido, la Biblia puede ser muerte ("la letra mata"-2 Corintios 3:6). No que podemos tener el Espíritu y la vida sin la Palabra, pero si puede ciertamente ser del otro lado; porque definitivamente podemos tener la Palabra sin el Espíritu y la vida.

¿Qué Me Cuesta De Moverme Adelante?

 

It is seriously important that everything, including us be kept continuously in touch with the original source of life. Succession and continuation is not ecclesiastical, traditional, or of human choice and decision. Continuation is certainly not policy, nor expediency, nor fear. Continuation is anointing-the anointed eye, ear, hand, and foot. It is a fire in the bones, not the obligations of a profession, association, or idea.

The Spirit must have initiated our course and position. All along the way the Spirit must be referred to and deferred to. In anything in which the Spirit may have His liberties limited, the Spirit will be a rebel. And if He is in us, He will make us to rebel against unspiritual restrictions. This does not for a moment mean that all rebellion and the bid for what is called liberty is of the Spirit. It just means that in the realm of nature we are broken people, robbed of a power to fight for our own conceptions.

So it becomes simply an issue of imprisonment either to the Spirit or to something else. It must be at the greatest cost, and because the Spirit has done a deep and drastic thing in us, "Here am I; I can do no other. So help me God."

Reference used: A Witness and a Testimony by T. Austin Sparks