free web hosting | website hosting | Business Hosting Services | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

¡La Gran Caída!

por Milton Green

Traducido por Lasaro Flores

Muchos cristianos creen que estamos viviendo en un tiempo de los avivamientos más grandes en la historia de la Iglesia. Los informes evangelismos de alrededor del mundo parece justificar este reclamo. Las manifestaciones de maravillas, señas, y dones sobrenaturales, son comunes en un porcentaje grande de iglesias. Ellos son proclamados extensamente como siendo del Señor y la prueba que Dios esta bien complacido con la Iglesia hoy en día. Los ministerios se están extendiendo en un evangelismo de medios de comunicación que atraviesa el globo. Los grupos carismáticos e evangelísticos están experimentando un crecimiento tremendo numérico en que se pueden ver nuevos edificios apareciendo y esparciéndose por casi todo lado. Todas estas cosas parecerían negar la posibilidad remota que nosotros ahora vivimos en el tiempo de la gran apostasía de la Iglesia: una caída de la fe verdadera y el estilo de vida la cual Dios demanda de Su pueblo y que se enseña en la Escritura. En vez de eso, las multitudes de miembros de iglesia dicen que ellos anticipan ardientemente el regreso de Cristo por un rapto secreto que los llevará fuera de cada prueba y tribulación que obviamente viene sobre el mundo. Sin embargo, cuando una investigación rigorosa es hecha de las vidas personales de los miembros de la iglesia, encontramos poca diferencia entre la mayor parte de sus estilos de vida y esa de la gente en el mundo. El divorcio, el adulterio,  la homosexualidad, el chisme, la falta de perdón, la disensión, los celos, los arrebatos de la cólera, las disputas, y las facciones son tan predominantes en las iglesias hoy como son en el mundo.

Casi cualquier pastor o líder de iglesia con quien usted habla privadamente admite que dentro de sí mismo él sabe que algo esta desesperadamente mal. Muchas personas vagan de iglesia a iglesia en busca de algo que ellos saben que les falta. El mensaje de "paz y seguridad" que es predicado no puede terminar su confusión interior. Ellos disciernen el vacío espiritual en las tradiciones religiosas y frecuentemente caen presa a los cultos y sectas que los llevan enteramente lejos de Jesucristo y la Palabra de Dios. Otros buscan el cuerpo verdadero de Cristo que ellos saben que ha de ser "santa y sin mancha." La  gente fácilmente es desilusionada cuando ellos ven en la Iglesia lo que ellos ven en el mundo. Las iglesias se han vuelto a la recreación y el entretenimiento en un esfuerzo para detener a la gente, llegando a ser más y más como el mundo. Antes de seleccionar a un pastor por su madurez y la comprensión espirituales, ellos escogen a un hombre basado en su habilidad de la recaudación de fondos y su personalidad carismática para atraer a la gente para aumentar el tamaño de la congregación e "edificar la iglesia." Los ministerios de consejería prosperan ya que el mensaje proclamado por las iglesias no es suficiente para satisfacer las necesidades de la gente espiritualmente hambrientas y desesperadas. Muchos pastores, buscando las respuestas, han investigado otras denominaciones y grupos (a veces secretamente por el temor de ser marcado desleal a su denominación), sólo en ser desilusionado en encontrar que los otros grupos tienen los mismos problemas espirituales. En el medio de este día de personas buscando respuestas, debemos reconocer que ahora estamos experimentando lo que el Señor prometió vendría. "He aquí vienen días, dice el Señor Jehová, en los cuales enviaré hambre á la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír palabra de Jehová. E irán errantes (de una oscuridad espiritual) de mar á mar: desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán” (Amós 8:11, 12). Mientras esta hambre continúa, el Señor ha comenzado a despertar a Sus ovejas y revelarles las verdades esenciales de Su Palabra que han sido descuidadas e ignoradas. Dios no lo halló necesario para cooperar con los requisitos de los sistemas religiosos para revelar Sus verdades en el tiempo de Jesús. Eso no ha cambiado. Dios ha empezado a restaurar el poder y la verdad del evangelio hoy en día. Este es el día que verá la gloria y el poder de la venida de Dios a la tierra en Su Iglesia que será "santa y sin mancha”.

La referencia Utilizada: "The Great Falling Away Today " por Milton Verde