free web hosting | free website | Business Hosting Services | Free Website Submission | shopping cart | php hosting
SEGUÍR DETRÁS DE DIOS

Por A.W. Tozer



Traducido por Lasaro Flores
VIDA GRACIA SOBERANA

    ¡Qué trágico que en este día obscuro hemos tenido el buscamiento nuestro hecho para nosotros por nuestros maestros! Todo es hecho para que sea centrado sobre el hecho inicial de "aceptando" a Cristo (incidentalmente, un termino que no es hallado en la Biblia), y después no se espera de nosotros en desear antojamente más alguna revelación de Dios a nuestras almas. Hemos sido enredados en los rollos de una lógica adulterada, la cuál insiste que si Lo hemos hallado, no tenemos que buscarle más. Entremedio de este frío grande hay algunos, me regocijo en confesar, quienes no serán contentos con una lógica superficial. Ellos admitirán las fuerzas del argumento, y luego se voltean con lágrimas a buscar un lugar solitario y orar. "Oh, Dios, muestrame Tu gloria." Ellos quieren gustar, de tocar con sus corazones, en ver con sus ojos interiores la maravilla que es Dios.

    Deliberadamente quiero animar este anhelo poderoso detrás de Dios. La falta de ello nos ha traído a este presente estado bajo. La calidad ruda y tiesa de nuestras vidas religiosas es el resulto de nuestra falta de un deseo santo. La complacencia es un enemigo mortal de todo crecimiento espiritual. El deseo agudo tiene que estar presente o no habrá ninguna manifestación de Cristo a Su pueblo. Él espera de ser deseado. Qué mal que con muchos de nosostros Él espera por tanto tiempo, tan largo tiempo en vano. Cada edad tiene sus propias características. Ahora mismo estamos en la edad de la complexidad religiosa. La simplicidad que es en Cristo es de muy raro hallado entre nosotros. En su lugar hay programas, métodos, organizaciones y un mundo de actividades nerviosas que ocupan el tiempo y la atención, pero que nunca pueden satisfacer el anhelo del corazón. La superficialidad de nuestra experiencia interior, lo hueco de nuestra adoración, y aquella imitación servil del mundo que marca nuestros métodos promocionales todos testifican en este día, que nosotros solo conocemos a Dios imperfectamente, y apenas de todo la paz de Dios.

    Si hemos de hallar a Dios entre todos los externales religiosos, primero tenemos que determinar en hallarlo, y luego proceder en la manera de simplicidad. Ahora, como siempre, Dios se revela a los "niños" y se esconde a sí MIsmo de los sabios y los prudentes en las tinieblas espesas. Tenemos que simplificar nuestro acceso á Él. Tenemos que despojarnos hasto los esenciales (y serán hallados que son benditamente pocos). Tenemos que quitarnos de todo esfuerzo para impresionar, y venir con el candor sencillo de niñez. Si hacemos esto, sin duda, Dios pronto responderá. No tenemos que temer que en buscar solo a Dios, limitamos nuestras vidas o restringimos las mociones de nuestros corazones extendedores. El opuesto es verdad. Bien podemos soportar en hacer a Dios el Todo nuestro, en concentrar, en sacrificar lo mucho por el Uno. El hombre quien tiene a Dios por su tesoro tiene todas las cosas en Uno. Muchos tesoros ordinarios le podrán ser negados, o si le es permitido en tenerlos, el goce de ellos le serán tan templado que nunca le serán necesario para su felicidad. O si tiene que verlos írse uno por uno, él apenas sentiría un sentido de pérdida, por teniendo la fuente de todas las cosas en Uno toda satisfacción, todo placer, todo deleite. Cualquier cosa que pueda perder en la actualidad no ha perdido nada, porque ahora él tiene todo en Uno, y él lo tiene puramente, legítimamente y para siempre.



por A. W. Tozer "The Pursuit of God"